Historia

Hablar del origen y la historia del Mercado de la Concepció, nos lleva ineludiblemente a hablar del origen y la historia del barrio dónde se encuentra: el Eixample. Hasta principios del siglo XIX la ciudad de Barcelona se ubicaba, de manera más o menos suficiente, en las murallas que la delimitaban, pero con el inicio de la industrialización, aquel espacio urbano quedó pequeño para poder albergar en él las nuevas fábricas y el crecimiento de la población que en aquella época tuvo lugar. El espacio existente más allá de las murallas, era considerado zona militar y como tal, en él las edificaciones estaban prohibidas. Ello comportó que muchas fábricas y nuevas viviendas para los trabajadores, se instalaran en poblaciones vecinas, como Gràcia, Sants, Sant Martí, Sant Andreu, etc. La relación entre Barcelona y estas poblaciones eran muy intensas, como lo confirma la existencia de caminos y servicios regulares de transporte entre ellas, como el que unía la ciudad con Gracia y que tenía su salida en el Portal del Ángel. El actual Paseo de Gràcia (entonces camino viejo de Gràcia) era una vía muy transitada y en aquella zona de árboles y campos, los barceloneses iban a pasear y a distraerse en sus ratos libres. En 1854 y en un corto período de gobierno progresista, se derribaron las murallas de la ciudad de Barcelona, cumpliéndose una ya vieja reivindicación que había acompañado muchas proclamas republicanas y liberales durante muchos años. Aún así, no es hasta 1859 que se permite hacer un proyecto urbanístico de ensanchamiento de la ciudad. Este proyecto, que en primer lugar fue convocado por el Ayuntamiento de Barcelona y ganado por el arquitecto Antoni Rovira y Trias, finalmente fue impuesto por el Gobierno central, que paralelamente había convocado otro concurso para las mismas obras y que había ganado el ingeniero Ildefons Cerdà. Tras las reacciones contrarías a esta imposición, se puso en marcha su trabajo, en el que sería un proyecto urbanístico considerado más tarde como modélico en la historia del urbanismo europeo. La planificación de Cerdà se extendía por un gran rectángulo imaginario de calles paralelas horizontales y verticales, que formaban un conjunto de casas cuadradas, con los ángulos en forma de chaflán y formando una especie de colmena de abejas, atravesada por sus calles y por tres grandes vías de comunicación. Con la planificación de edificar solamente a dos de los lados de cada cuadro, el resto y el interior de las “manzanas” eran zonas verdes y las casas de viviendas sólo debían que tener tres pisos de altura, para así poder permitir la entrada de luz solar a los pisos bajos. 
A la vez, Cerdà, que era un socialista no utópico, haciendo gala de un gran rigor, planeó el reparto de zonas de servicios, como mercados, centros sociales y administrativos, iglesias y otros, repartiéndolos de manera equitativa para facilitar el acceso y la proximidad de los futuros vecinos. En 1871, se construyó -o mejor dicho se reconstruyó- la iglesia gótica de la Concepció, siendo trasladada piedra por piedra desde su antigua ubicación en el interior de la ciudad antigua. En 1884 el Ayuntamiento de Barcelona compra todos los terrenos de la manzana de al lado (Aragón/Bruc/València/Girona), terrenos que mayoritariamente pertenecían a Joan Pla i Moreau. Esta compra vino motivada por la necesidad de ubicar aquí un mercado -aun cuando Ildefons Cerdà no lo había previsto en un principio- debido a que ésta era ya entonces la zona más poblada de todo el nuevo Eixample. La zona conocida actualmente como la Derecha del Eixample, fue en aquellos inicios, el barrio de la burguesía, que introdujo en sus casas un estilo propio: el Modernismo, que era un reflejo de aquel momento de tanta vitalidad y crecimiento en la historia de Barcelona. Joan Pla (1843-1911) era abogado y vivía en el número 57 de la calle Girona, y era amo de una enorme fortuna, como lo demuestran las 26 casas que poseía en el Eixample, y en la “manzana” en que se ubicaría el Mercado de la Concepció. Pla cedió todos sus terrenos, motivo por el cual el Ayuntamiento le dedicó el pasaje que se situó en medio de las porciones resultantes de las construcciones que se hicieron. El proyecto del Mercado de la Concepció, que recibió este nombre por la iglesia vecina, fue encargado a Antoni Rovira y Trias, arquitecto que también había llevado a cabo el proyecto del mercado de Sant Antoni y que como hemos visto más arriba, fue el ganador del concurso que el Ayuntamiento de Barcelona había convocado para la redacción del proyecto del ensanchamiento de la ciudad. La obra, centrada en una estructura metálica hecha por la industria de Sant Andreu la Maquinista Terrestre y Marítima, fue inaugurada en 1888.

MERCADO ALIMENTACIÓN 

HORARIO ESPECIAL DE NAVIDAD 2018
Domingo, 23/12 abierto de 8 a 15 h.
Lunes, 24 y 31/12 abierto de 8 a 18 h

Horario de invierno - Del 4 de septiembre al 16 de julio
Lunes y sábados de 8:00 a 15:00 h
De martes a viernes de 8:00 a 20: 00h
Horario de verano - Del 17 de julio al 3 de septiembre
De lunes a sábado de 08:00 a 15:00 h
Domingos cerrado
FLORISTERÍAS
Abiertas las 24 horas los 7 días de la semana, excepto el mes de agosto
CAPRABO
De lunes a sábado de 9 a 21 h
ESTABLECIMIENTOS MIRÓ
De 10 a 13 h y de 17 a 20:30 h
Lunes por la mañana, cerrado.
Aragó, 313-317 08009 Barcelona
Síguenos también en